Porque cuidarse, cuesta muy poco